El perdón en la práctica para Vivir en libertad

viernes 05 de agosto de 2011 - 06:28 p.m. 4572
Ads Relacionados

El perdón es algo muy sutil. Decimos: "Perdono, pero no olvido". ¡Eso no es perdón! Perdón es quedar con la persona como si el asunto no hubiera ocurrido.

El perdón en la práctica para Vivir en libertad
Síguenos en Facebook

Para vivir en libertad

Cuando la verdad del Evangelio nos llega, nuestra vida cambia radicalmente. La extraordinaria llave que abre la puerta para que ese cambio acontezca dentro de nosotros es el perdón.

Dios perdonó nuestros pecados a través de Jesucristo. Jesús, al morir en la cruz, pagó el precio y conquistó ese perdón a nuestro favor.

Mas el Espíritu Santo sigue y sigue trabajando el perdón en nosotros, para que podamos perdonar a otros, perdonarnos a nosotros mismos, ser libres y vivir en plenitud la nueva vida que Jesús nos dio.

Es necesidad de cada niño recibir perdón. Los padres tienen que perdonar muchas veces al niño. Si el niño no recibe suficiente perdón por sus errores hasta llenar su vaso y hacerlo rebozar, cuando llegue a ser un adulto no existirá perdón en él para poder perdonar a otros. Nadie puede perdonar más de lo que ha sido perdonado.

El perdón es algo muy sutil. Decimos: "Perdono, pero no olvido". ¡Eso no es perdón! Perdón es quedar con la persona como si el asunto no hubiera ocurrido.

Dijimos a nuestros hijos que los amaríamos por siempre, sin importar lo que ellos hicieran. Aunque algún día hicieran algo tan terrible que tuvieran que ir a la cárcel, aún los amaríamos y los perdonaríamos.

Estaríamos muy tristes, oraríamos y ayunaríamos hasta que se arrepintieran, pero jamás dejaríamos de amarlos; tampoco dejaríamos de perdonarlos. Veamos esto con un ejemplo.

Habíamos enseñado a nuestros hijos que no debían brincar encima de las camas para no dañar los colchones, pero un día al acostarlos, encontré el colchón de David casi hecho pedazos. El algodón del colchón estaba amontonado por partes y en otros lugares no había nada; en realidad había quedado totalmente inservible.

"David  lo llamé ¿estuviste saltando encima de tu cama?"
"No, mamá –dijo–, yo no estuve saltando encima de mi cama."

"No mamá agregó Ruthie él realmente no estaba saltando encima de la cama, sino que se metió debajo del colchón para jugar a la carpa."
"Pero, niños, ¡miren lo que hicieron!

Destruyeron el colchón, ya no sirve para nada. ¿Cómo se les ocurrió hacer algo así? No tenemos dinero para comparar otro" los aleccioné mientras trataba de acomodar el algodón. Como no pude arreglar bien el daño, tuve que acostar a David en el colchón medio arreglado.

"Mamá –dijo David–, lo siento mucho, perdoname."
Entonces, tragándome las palabras le contesté: "Está bien, David, yo te perdono".
Pero la siguiente noche, al ver el colchón que no había logrado arreglar bien, nuevamente les aleccioné: "David, ¡cómo se te ocurrió dañar el colchón así? No podemos comprarte otro".
"Mamá lloró David, nunca volveré a hacerlo, por favor perdóname."

"Está bien, David, te perdono" –le dije otra vez.
Sin embargo, la próxima noche al ver el colchón le dije: "Ay, David, mira este colchón, es terrible".
"Mamá –dijo David llorando– ¿no podré nunca ser perdonado?"

Esto me hizo reflexionar. ¿Qué estaba enseñando a mi hijo? Le había dicho que jamás dejaría de perdonarlo, hiciera lo que hiciese, pero ahora le demostraba que dañar el colchón no estaba incluido. ¿Qué clase de perdón era ese? Así no era como Dios me había perdonado a mí.

Tomé a David en mis brazos y le pedí perdón por no haberlo perdonado verdaderamente. Luego invertí el colchón de tal manera que yo no viera la parte dañada cada noche.

En ese caso yo no estaba llenando el "vaso" de David con perdón, más bien le decía que hay ciertas cosas que son tan terribles que no pueden ser perdonadas.

Como cristianos sabemos que tenemos que perdonar a otros. La pobre persona trata de "amasar" sus sentimientos hasta que alcanza a sentir algo parecido al perdón.

Entonces dice que perdona a la persona que le hizo daño, y reprime todo el dolor que siente en cuanto al asunto.

El hecho es que no podemos perdonar más de lo que hemos sido perdonados. Muchos de nosotros hemos sido tan heridos que jamás podemos perdonar a la persona que nos hizo daño.

Sin embargo, sabemos que como creyentes "tenemos que perdonar", tratamos y tratamos de "amasar" sentimientos de perdón y nos sentimos culpables por no alcanzar a formar esos buenos sentimientos.

En verdad, vivimos en "bancarrota" en cuanto a sentimientos de perdón, no los tenemos y no podemos crearlos.

El autoperdón
¿Qué has hecho tú que nunca te hayas perdonado? Helena me contó de un aborto que le habían practicado años atrás.

Cuando le pregunté si Dios la había perdonado me aseguró que sí.
"¿Estás segura de que Dios te ha perdonado?" –le insistí.
"Sí, me ha perdonado porque yo se lo confesé y Él ha prometido perdonarme. Creo que me ha perdonado."

"¿Y tú? ¿te has perdonado?"
"¡Ay, no! –grito– ¿Cómo puedo yo perdonarme algo como lo que hice?"
"Dime una cosa: "¿Eres más santa que Dios?"
"No" –me contestó sorprendida.

"Acaso no estás diciendo: ¡Dios tú puedes perdonarme a mi y yo acepto tu perdón. Pero yo soy más santa que tú, por lo tanto de ninguna forma puedo perdonarme a mi misma! ¿No es eso lo que haces? Porque tú aceptas el perdón de Dios, pero no te perdonas a ti misma."

Al darse cuenta de lo que estaba haciendo, Helena se perdonó a sí misma con el perdón con que Cristo la había perdonado.

Es bueno hacer una lista donde anotes todas las cosas dolorosas que te han hecho tu madre, tu padre, tus tíos, tus abuelos, tus vecinos y tus compañeros de colegio o cualquier otra persona. Para luego orar y perdonar. Pero también deberías agregar a la lista todo lo que hayas hecho, y que nunca te has perdonado.

También escribe todo lo que rechazas en cuanto a tu cuerpo y tu personalidad. Escribe la verdad; recuerda que "La verdad os hará libres", es la promesa del Señor. Di la verdad; no digas lo que tú piensas que debes decir, ni tampoco lo que tú sabes que debes pensar. Di lo que de veras está en tu corazón.

Tomado de “Sanidad del alma herida”
Editorial Unilit


¿Perdonarías algo muy fuerte que te paso..? ¿Realmente lo has perdonado..?